sábado, 18 de octubre de 2008

Aintree,The Grand National

Es el día más emocionante para un caballo de carreras, para un purasangre. 16 saltos recorridos dos veces, durante 10 minutos, en un recorrido de 7,2 kilómetros.
No es la carrera hípica de obstáculos de más categoría, pero sí la más conocida del mundo: el Grand National. Famosos, apostantes y aficionados al deporte se congregan en el circuito de Aintree (Liverpool) o frente al televisor para disfrutar de la dureza de una carrera en la que salen 40 caballos y nunca han llegado a terminar más de 23.

El John Smith's Grand National (llamado en honor a su patrocinador) es uno de los más importantes acontecimientos deportivos y sociales del Reino Unido, con una asistencia estimada en 150.000 personas el año pasado durante los tres días que dura. También es uno de los eventos más televisados, con una audiencia aproximada de 600 millones. Uno de cada tres adultos británicos participa en las apuestas, que mueven unos 125 millones de euros, según la compañía de juego Ladbrokes, informa Bloomberg.

El evento comienza en realidad el jueves, con la carrera de los novatos, el Betfair Bowl, una de las aproximadamente 20 pruebas que se celebran durante tres días. Pero las entradas que tardan menos en agotarse son las del viernes, el Ladies'Day, en el que las mujeres muestran sus mejores galas, y compiten por premios que suman 30.000 euros.
El día grande es el sábado, con el Grand National propiamente dicho. A primera hora se celebra desde el año pasado la carrera popular, que permite a 10 aficionados recorrer Aintree en un circuito sin obstáculos. Las entradas para este día cuestan entre 72 y 87 libras (90 y 110 euros). Los palcos privados se pagan hasta a 600 euros por persona, y el mínimo para reservar es de 30. Este año se estrena una nueva sala vip, la Platinum County, destinada a ser una de las más exclusivas del hipódromo.

Aintre

La carrera se celebra en el circuito de Aintree, en Liverpool, al menos desde 1839, a falta de que los historiadores confirmen si las ediciones de 1836, 37 y 38 se celebraron allí.
En los últimos años, 44 millones de euros se han invertido en las instalaciones para aumentar su capacidad, que es de 60.000 espectadores, introducir dos nuevas tribunas permanentes y un centro ecuestre internacional, entre otras mejoras.

Los saltos de Aintree son más duros que los de ningún otro hipódromo británico, aunque no tanto como hasta hace 20 años, cuando no era muy raro que murieran algunos de los caballos participantes. El riesgo de tropezar con un caballo caído en el suelo es especialmente alto debido al número de competidores, que está limitado a 40 por motivos de seguridad. En 1929 llegaron a correr 66, pese a que el año anterior sólo habían terminado 2.

En la carrera de 1839 uno de los obstáculos era un muro de ladrillo, que fue sustituido cinco años después. Ahora el salto más temido es la Silla, de 1,82 centímetros de altura. La Curva del Canal es de los más delicados, puesto que exige torcer una curva de 90 grados justo después de saltar. Y cuando parece que la carrera está terminada, aún les quedan 450 metros sin obstáculos que resultan agónicos tanto para el jinete como para su montura.

Para ganar hace falta mucha resistencia, especialmente cuando el terreno está blando o pesado. Dado que la mayoría de las carreras en Gran Bretaña se corren en distancias de entre 3,2 y 5,6 kilómetros, muchos caballos nunca habrán corrido una distancia tan larga como 7,2 kilómetros. El pronóstico para esta edición es que el suelo no esté demasiado blando, lo que reduce la dureza de la prueba.

La historia de la carrera está repleta de anécdotas, como que el ganador de 1900, Ambush II, era propiedad del Príncipe de Gales, el futuro Eduardo VII. En 1992 ganó Party Politics, Política de Partido, cinco días antes de las elecciones generales. Y para los récords de los ganadores, queda el caballo más rápido, Mr. Frisk, que tardó 8 minutos y 48 segundos en 1990; el jinete más viejo, Dick Saunders, con 48 años, en 1982 y el más joven, Bruce Hobbs, con 17, en 1938. La prueba de 1993 se declaró desierta debido a una falsa señal de salida. Y la de 1997 se celebró en lunes, debido a dos amenazas de bomba del IRA.

video

Aqui podeis ver la carrera completa de este año

1 comentario:

Jony dijo...

Yo soy un gran seguidor del Gran National, me encantan las carreras de caballo.
Y siento amor al paseo en caballo, porque trabajé en un hotel en Inglaterra que se dedicaba para el turismo rural, que se dedicaban a dar paseos por el bosque en caballos.
Es más, mi Habitación estaba al lado de una pequeña cuadra.