jueves, 16 de octubre de 2008

Entre los Vandalos


En este magnifico blog,en el que se respira ambiente británico por los cuatro costados, se ha hablado de muchas cosas relacionadas con mi país, hemos hablado de películas, de su historia, de su comida, de sus series, pero nos dejamos algo y hoy halaremos de ello. Me refiero a los "BOOKS", el que sea un enamorado de la cultura británica y en particular de la futbolera, seguro que habrá leído más de uno. Hay un montón de ellos y de todos los colores pero yo os hablaré de Entre los Vandalos, que es de esos libros que no dejan a nadie indiferente, impactante y que te absorbe desde la primera hoja (lo he leído cinco veces). Por como transcurre toda la historia me recuerda muchísimo mis tiempos de juventud cuando todo lo escrito en el libro era el pan de cada día en la decada de los 80 y 90, donde vivíamos al límite. Era realmente peligroso, pero por desgarcia era lo que nos gustaba hacer por aquel entonces.
En 1982, Bill Buford subió a un tren en una estación rural, en Gales. El tren estaba en manos de un nutrido grupo de aficionados al fútbol que habían comenzado su metódica destrucción; las fuerzas policiales fueron incapaces de impedirlo. Antes de llegar a Londres, el tren quedó fuera de servicio. Bill Buford, nor­teamericano residente en Gran Bretaña, jamás había presenciado una conducta parecida entre los aficionados al fútbol: nunca había visto a un «hooligan» inglés, a un «vándalo». ¿Había alguien que realmente tuviese conciencia de lo que sucedía todos los sábados en todos los rincones del país? ¿Por qué no se había parado nadie a escribir en serio acerca de ellos?. Durante los ocho años que siguieron -los años de las revueltas en los ferries que cruzaban el Canal de la Mancha, de las reyertas en la calle, en los alrededores de los campos de fútbol, de las tragedias de Heysel y de Hillsborough, de la violencia desatada en el Mundial de 1990-. Buford se prestó a viajar con los hinchas. Viajó con ellos por Gran Bretaña, Italia, Turquía, Grecia y Alemania. Asistió a reuniones del National Front y fue testigo del saqueo de un pub. Vio apuñalamientos, es­cenas de violencia extrema -en uno de los casos, la violencia sólo pudo detenerse con la llegada de un tanque del ejército-. Conoció a personas con apodos tales como Pete Parafina, Sammy el Caliente, Cabeza de Piedra... Se hizo amigo de otros, muchos de los cuales están hoy en la cárcel: carteristas, tiro­neros, atracadores, traficantes de cocaína, comerciantes de dinero falsificado, e incluso conoció a uno que le arrancó a un policía el ojo de un mordisco.

8 comentarios:

Jony dijo...

@James.
Te he de felicitar. Me encanta este tipo de colaboraciones, no conocía nada sobre el libro y me parece interesantísimo.
Yo viví escenas de violencia cuando estuve viviendo en el sur de Inglaterra e iba a ver partidos del Southampton, pero yo era mero espectador, porque el Southampton lo veía pero no me pegaría por ellos.

Pero la escena que jamás se me olvidará y siempre me enganchaba en la televisión de madrugada para ver las reyertas en directo por Sky News, era la noche antes de la final de la Uefa entre el Arsenal-Galatasaray en Dinamarca...y en el mundial de Francia, donde los hooligans ingleses conquistaron ambos países sembrando caos y terror.

James dijo...

Merece la pena leerlo buscalo y compratelo.

Yo los dos acontecimientos que vivi con la seleccion mas intensos fueron el mundial de italia en el 90 y en suecia en la eurocopa del 92, sin duda nadie pudo con nosotros literalmente arrasamos.

PD. ¿me has borrado algo del escrito? faltan dos cosas que e puesto y no las veo.

Jony dijo...

No, el escrito es el que pusiste originalmente, sólo le puse algunas tíldes que otras y cambié la etiquta.

Pacogor dijo...

Oue que quieren que les diga: En general soy un anti USA convencido, pero si hay algo que les envidio es el sentido lúdico que tienen para los espectáculos deportivos. La gente anima, se mete con los rivales, pero hay una linea que nunca atraviesan. Por eso puede acudir a disfrutarlos toda la familia. Lo que resulta inadmisible es que un niño acabe llorando aterrorizado en un campo de fútbol, a causa de la movida que monten cuatro subnormales: Es la última manera que ha delegido para manifestarse el fascismo

James dijo...

@ Pacogor

A mi la cultura USA no me gusta para nada, se creen los amos del planeta, ellos siempre tiene razon, ellos nunca se equivocan, me cargan mucho y asi vamos todos por culpa de los yankis, ademas ellos no tiene lo que hay que tener para hacer lo que hacian durante los años 80 y 90 los hooligans.

PD. Jony ya esta añadido lo que antes no se guardo.

Jony dijo...

Pacogor tiene razón, los americanos hacen cosas más familiares, es otra cultura y han pasado por otros movimientos culturales y sociales que provocaron la aparición del hooliganismo en gran bretaña.

A mi lo único que me gusta de américa son las superproducciones de hollywood y las hamburguesas, jajaja.

David zavala dijo...

Es cierto no soy fanatico de la USA, pero es cierto, en cada partido va toda la familia, eso lo qe los caracteriza a los yanquis ni en un partido de serie mundial de beiboll se producen incidentes.

Inglaterra se decia antes era la peor fanaticada con los hooligan por delante, hoy es diferente es la mejor del mundo, ya no hay violencia y por eso se a caracterizado que la liga de inglesa es la mejor del mundo.

James dijo...

@David Zavala

Aplaudo tu comentario