miércoles, 15 de abril de 2009

Hillsborough, 20 años de una herida sin cicatrizar.


Hoy se cumplen 20 años del desastre, 96 personas murieron y las familias afectadas aún no saben realmente qué fue lo que ocurrió, ni quién tuvo la responsabilidad de la culpa. Por eso siguen pidiendo justicia para los 96. Descansen en paz, jamás serán olvidados.

La historia dice que:

No fue esta la primera aglomeración de personas que había ocurrido en el estadio de Hillsborough. En 1981, 38 hinchas del Tottenham Hotspur sufrieron lesiones en la tribuna de ‘Leppings Lane’. Como consecuencia la federación de fútbol inglesa decidió no jugar las semifinales del FA Cup (equivalente de la Copa del Rey en España) en este estadio durante los siguientes seis años.

Así mismo, se decidió construir vallas laterales en la tribuna de Leppings Lane para dividirla en ‘corrales’. A pesar de dichos cambios, también hubo otros problemas de aplastamiento en el 87 y 88, y después, en el 89, con consecuencias mortales.

La capacidad de la tribuna de Leppings Lane era de 10.100 personas

La capacidad de los dos ‘corrales’ centrales de la tribuna de Leppings Lane fue de 2.000 personas.

El número estimado de hinchas en estos dos ‘corrales’ justo antes del comienzo del partido fue de 3.000 personas.

El Ministerio de Salud y Seguridad Pública aseguró que la capacidad máxima permitida para estos dos corrales no debería de haber superado las 1.600 personas ya que no habían sido construidos de acuerdo a la normativa en medidas de seguridad.

Es una práctica común que, la Policía asuma la responsabilidad del control del público en los días de partido. Es norma policial el controlar el flujo de hinchas antes de entrar en el estadio de fútbol.

El Ministerio de Salud y Seguridad Pública encontró que dicho control policial no había existido fuera del estadio.

Es una norma de la Policía el monitorizar las tribunas para averiguar si los corrales se han llenado y cerrarlos cuando han llegado a su capacidad máxima. La Policía sabía que los dos corrales centrales estaban casi llenos. A través del sistema de anuncios por altavoces, la Policía hizo una petición a los hinchas, ya dentro de los dos corrales, para hacer hueco y así poder albergar a más personas.

La Policía en ningún momento cerró el acceso (el túnel) a los dos corrales centrales.

La Policía en ningún momento dirigió a los hinchas que acaban de entrar en el estadio hacia los corrales laterales menos aglomerados.

Contra la propia normativa policial, una puerta de salida fue abierta por la Policía para dejar entrar a los hinchas que aún estaban fuera del estadio.

“Abre la Puerta”. Los Policías en el exterior del estadio solicitaron la apertura de una puerta de salida para aliviar la presión. El aumento de hinchas, atrapados en el ‘cuello de botella’ en el exterior del estadio había llegado a niveles peligrosos.

La Policía declaró que la cantidad de hinchas sin entradas empeoró la situación. Existen muchas pruebas que desmiente esta teoría. Agentes de policía en el exterior del estadio niegan que hubiera un número significativo de hinchas sin entrada.

Lord Taylor, presidente del tribunal supremo, que investigo lo que sucedió aquel día trágico, en el Informe Oficial, también rechazó esta teoría basando sus declaraciones en la disparidad de hinchas existente en los corrales (había 5 corrales) de la Tribuna.

Si cada corral hubiera estado casi lleno se podría haber dado por sentado que los hinchas aún en el exterior no hubieran tenido entradas. El sistema informático de Hillsborough demostró que menos de 10.100 personas entraron en la tribuna de Leppings Lane.

El Ministerio de Salud y Seguridad Pública también concluyó que el número de hinchas que entraron en la tribuna no excedió el número de entradas repartidas al Liverpool Club de Fútbol.

El Ministerio de Salud y Seguridad Pública subraya que el hecho de que todos los hinchas (24.000 en total) de Liverpool tuvieron que entrar al campo a través de la tribuna del Leppings Lane fue la causa principal de la congestión en el exterior del estadio.

El hecho de que no habia más de 23 puertas de entrada (para 26.000 hinchas de Liverpol), combinado con la falta de control policial al acercarse al estadio resultó en una congestión considerable en el exterior del estadio y una reducción en el numero de personas entrando en el estadio

A las 14:52 la Policía abrió la puerta de salida C, que permitió a 2.000 hinchas entrar.

Con el túnel aún abierto, y sin indicaciones de la Policía informándoles sobre como proceder, los hinchas se dirigieron hacia la entrada de los dos corrales centrales.

La suma de estos hinchas, al número de aficionados ya dentro de estos dos corrales ya llenos, resultó en el aplastamiento mortal.

Una creencia común es que los hinchas entraron en los dos corrales centrales aplastando a los que estuvieron en la parte delantera de los mismos.

Las grabaciones de las cámaras de seguridad demuestran que mientras la puerta de salida C estuvo abierta, los hinchas andaron hacia y por el túnel de acceso a los dos corrales centrales.

Se puede comparar la presión dentro de estos dos corrales centrales al estar en un turno de banco. Aumentaba aun más con la entrada de los hinchas que entraron al abrir la puerta de salida C.


Hubo más de 700 hinchas lesionados en los dos corrales centrales.

96 de ellos, murieron.

En la sala de control policial, los policías tenían buenas vistas de la tribuna del Leppings Lane.

La Policía tenía a su disposición 5 televisores que mostraba imágenes en directo de lo que estaba sucediendo.

Todas las cámaras funcionaban correctamente aquel día y todas tenían teleobjetivos (zoom lens)

Los jefes de la Policía también tenían a su disposición la opción de comunicarse por radio con los agentes de policía situados en todas las áreas del estadio.

Cuando el desastre ocurrió, el jefe de Policía, el inspector Duckenfield, no tuvo capacidad para reaccionar y no hizo nada.

La falta de un plan coordinado para tratar a los heridos fue criticado por doctores, médicos, y paramédicos

La falta de organización y comunicación por parte de La Policía a cargo aquel día, fue criticado por los propios policías que entraron en el campo de juego.

Por contraste, los hinchas de Liverpool tomaron la iniciativa.

Los aficionados del Liverpool situados en la grada superior de Leppings Lane, tiraron hacía arriba aficionados ubicados en los dos corrales centrales inferiores.

Los aficionados de Liverpool utilizaron a los carteles rígidos de propaganda como camillas.

Los hinchas de Liverpool intentaron resucitar a los lesionados

Solamente 14 de las 96 víctimas mortales llegaron al hospital.

Después del desastre, tanto la Policía como los hinchas de Liverpool fueron acusados de causar el desastre.

La Policía de South Yorkshire, en un intento de exculparse por la apertura de la puerta de salida C, acusó a los hinchas de Liverpool de llegar tarde, no tener entradas y de ser ingobernables.

Paul Middup, de la Federación de Policía, dijo a la cadena de televisión ITV que más de 500 hinchas tenían la intención de entrar en el estadio sin entrada.

Bernard Ingham, secretario de prensa al Primer Ministro Británico, también acusó a los hinchas de Liverpool. Ingham dijo que el desastre de Hillborough no hubiera ocurrido si una multitud no hubiera intentado introducirse en el estadio por la fuerza

Estas acusaciones están basadas en comentarios hechos mientras ocurrió la tragedia.

El inspector jefe David Duckenfield acusó los hinchas de abrir la puerta de salida C.

Una grabación del BBC en el exterior del estadio probó que fue la Policía quien abrió la puerta de salida C.

El inspector jefe David Duckenfield había mentido.

Otras acusaciones de mala conducta de los hinchas de Liverpool fueron hechas.

Las acusaciones detestables al periódico The Sun, del miembro de parlamento Irving Patrick, fueron de las peores.

Bajo el título, ‘La Verdad’ el periódico The Sun acusó a los hinchas de Liverpool de robar a los muertos, de mearse encima de la policía, y de dar una paliza a un policía que estaba intentando salvarle la vida a una hincha a punto de morir, etc. Nunca se han pedido disculpas.

Irving Patrick el único miembro de parlamento conservador de la zona, ni siquiera había estado presente en el partido. A pesar de esto, sus declaraciones fueron publicadas en varios medios de comunicación.

En las investigaciones posteriores, ni una sola persona involucrada apoyo las acusaciones.

El Ministro de Interior, Douglas Hurd, infirió que unos 19 policías fueron agredidos en Hillsborough. Cuando fue preguntado, Douglas Hurd no supo decir como ocurrieron estas lesiones.

Además, a pesar de que hay miles de fotos y horas de imágenes de video, no existen pruebas para apoyar las acusaciones contra los hinchas del Liverpool.

Los hinchas de Liverpool afirman que la causa del desastre fue debida a la pérdida de control policial

Preguntan ¿Por qué la Policía no implementó el mismo procedimiento que había utilizado el año anterior? (En la semifinal del 88 jugaron los mismos equipos en el mismo estadio).

Los hinchas de Liverpool hacen referencia al ‘Informe Taylor’, que les absuelve de todas las acusaciones hechas contra ellos.

El Informe Taylor también critica tanto a la Asociación de Fútbol Inglesa como el Sheffield Wednesday (en cuyo campo se jugó la semifinal) por el deplorable estado del campo, la señalización inadecuada y la distribución confusa del estadio.

Fueron criticados tanto el Sheffield Wednesday, como los ingenieros de seguridad y el ayuntamiento por no tener actualizado el certificado de seguridad del estadio de Hillsborough.

Basándose en pruebas forenses, el Informe HSE, las declaraciones de los testigos, y pruebas fotográficas y de video, el fallo principal del Informe Ínterin de Taylor culpa a la Policía por su fracaso a la hora de tomar el mando y el control eficaz de la situación.

Dos de las cintas de las cámaras de vigilancia fueron robadas después de que sucediera el desastre. El caso sigue sin resolver.

El 4 de agosto del 1989, se publicó el Informe Ínterin de Lord Justice Taylor, presidente del tribunal supremo

Taylor dijo que la causa principal del desastre fue el fracaso, cuando se abrió la puerta de salida C, de bloquear el acceso a los dos corrales centrales que ya habían superado su máxima capacidad.

Taylor lo describe como un error de primera magnitud.

A pesar de los fallos de Taylor, la Fiscalía llegó a la conclusión de que no había pruebas suficientes para hacer acusaciones contra cualquier individuo o Corporación

La encuesta judicial del juez de primera instancia e instrucción tomo lugar para establecer la causa de muerte de cada víctima. Los únicos datos que pidió fueron el nombre de los difuntos y cuando y donde murieron

El patólogo insistió que los 96 murieron de forma rápida y que no sufrieron un dolor persistente. Las imágenes muestran lo contrario.

A los abogados de las familias, no se les permitieron las preguntas relacionadas con la hora exacta de la muerte de cada una de las víctimas.

El juez de primera instancia e instrucción impuso una hora tope: las 15:15. Toda prueba que tomo lugar a partir del 15:15 no fue admitida. Como consecuencia, no hubo investigación alguna sobre la actuación (o falta de la misma) de los servicios de emergencia después del desastre.

Basado en estos términos, el jurado de la encuesta judicial dio un fallo de muerte accidental por una mayoría de 9 a 2.

Se aceptó y permitió la dimisión del inspector jefe Duckenfield del cuerpo de Policía por ‘razones de salud’.

Su dimisión, hace que la Policía no pueda llevar a cabo acciones disciplinarias ni contra Duckenfield, ni contra el segundo en comando aquel día, Murray.

Los cargos retirados incluyeron los de ‘No cumplir sus funciones’ y de ‘conducta deshonrosa’.

En mayo del 1997 el juez supremo Lord Justice Stuart-Smith’ lleva a cabo un nuevo ‘escrutinio de las pruebas’.

Un ‘escrutinio’ no está basado en La Ley. Por lo tanto, no se permite contestar o examinar cualquier prueba.

Solo El juez evaluó sólo las pruebas presentadas.

Entre las pruebas sometidas para una revisión judicial se incluyeron declaraciones de testigos que habían sido retocadas.

Stuart- Smith critico la práctica pero dicto que no se necesitaba estudiar las acciones más a fondo.

En febrero de 1998 el Ministro del Interior dicto que, basado en el ‘Escrutinio’, no había motivos para realizar una nueva Revisión del desastre.

Un año más tarde se publicaron en la prensa el alcance de las declaraciones policiales que habían sido modificadas.

PC115 Huckstep. No incluyó en su declaración: “Se pudieron haber controlado los problemas relacionados con una aglomeración de personas en el exterior del estadio, con más policías y una mejora en la regulación del flujo de hinchas llegando al estadio…. Conozco bien el estadio y conozco como se llena la parte del Leppings Lane, habría sido mejor dirigir los hinchas que acaban de entrar al las zonas más vacías.

PC Crawford. Los abogados sugirieron una revisión de la declaración del sargento. Lo siguiente fue omitido……Personalmente pensaba que no había policías suficientes en comparación con años anteriores. He trabajado como policía tanto en las afueras del estadio como dentro (West Stand) durante años (incluyendo los partidos de la FA Cup, semi finales de la FA Cup y partidos de la liga inglesa) y siempre había habido más policía de servicio. De hecho he visto más policías estando en servicio durante algunos partidos de liga. Normalmente tenemos un policía situado en el exterior del túnel para dirigir los hinchas a los corrales vacíos una vez que se han llenado los corrales del medio. Para aquella semifinal no fue el caso, y este hecho fue indicado por más policías.

Para evitar el inculpamiento y las críticas hacia los que dirigieron la operación policial aquel día, fueron cambiadas las declaraciones de 183 policías de servicio durante el día del desastre.

En junio del 1998, Hillsborough Family Support Group inició juicios privados contra Duckenfield y Murray.

Después de dos años de argumentos legales, se llevó el caso a juicio ante un jurado en Leeds, West Yorkshire.

Murray fue declarado no culpable de homicidio sin premeditación. En el caso de Duckenfield, el jurado no pudo pronunciar una sentencia. El juez se negó a hacer un nuevo proceso.

Hoy en día, Anne Williams intenta hacer justicia a través del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Anne tiene pruebas de que su hijo, Kevin, estaba vivo después de las 15:15. Ella razona que cualquiera hora tope viola sus derechos humanos.

Primero, por negar, el derecho de investigar de forma concluyente todas las circunstancias relacionadas con la muerte de Kevin.

Y por subsiguiente, el derecho a un juicio justo está violado si no se presentan todos los hechos a un jurado.

Se han entregado pruebas que detallan como los derechos de las familias de las victimas a un juicio justo fue previamente impedido.

Se verá un veredicto positivo como confirmación oficial de que las investigaciones judiciales originales fueron insatisfactorias a la hora de establecer la verdadera verdad de lo que sucedió en Hillsborough.

Descansen en paz

Justicia para los 96.

John Alfred Anderson (62)
Colin Mark Ashcroft (19)
James Gary Aspinall (18)
Kester Roger Marcus Ball (16)
Gerard Bernard Patrick Baron (67)
Simon Bell (17)
Barry Sidney Bennett (26)
David John Benson (22)
David William Birtle (22)
Tony Bland (22)
Paul David Brady (21)
Andrew Mark Brookes (26)
Carl Brown (18)
David Steven Brown (25)
Henry Thomas Burke (47)
Peter Andrew Burkett (24)
Paul William Carlile (19)
Raymond Thomas Chapman (50)
Gary Christopher Church (19)
Joseph Clark (29)
Paul Clark (18)
Gary Collins (22)
Stephen Paul Copoc (20)
Tracey Elizabeth Cox (23)
James Philip Delaney (19)
Christopher Barry Devonside (18)
Christopher Edwards (29)
Vincent Michael Fitzsimmons (34)
Thomas Steven Fox (21)
Jon-Paul Gilhooley (10)
Barry Glover (27)
Ian Thomas Glover (20)
Derrick George Godwin (24)
Roy Harry Hamilton (34)
Philip Hammond (14)
Eric Hankin (33)
Gary Harrison (27)
Stephen Francis Harrison (31)
Peter Andrew Harrison (15)
David Hawley (39)
James Robert Hennessy (29)
Paul Anthony Hewitson (26)
Carl Darren Hewitt (17)
Nicholas Michael Hewitt (16)
Sarah Louise Hicks (19)
Victoria Jane Hicks (15)
Gordon Rodney Horn (20)
Arthur Horrocks (41)
Thomas Howard (39)
Thomas Anthony Howard (14)
Eric George Hughes (42)
Alan Johnston (29)
Christine Anne Jones (27)
Gary Philip Jones (18)
Richard Jones (25)
Nicholas Peter Joynes (27)
Anthony Peter Kelly (29)
Michael David Kelly (38)
Carl David Lewis (18)
David William Mather (19)
Brian Christopher Mathews (38)
Francis Joseph McAllister (27)
John McBrien (18)
Marion Hazel McCabe (21)
Joseph Daniel McCarthy (21)
Peter McDonnell (21)
Alan McGlone (28)
Keith McGrath (17)
Paul Brian Murray (14)
Lee Nicol (14)
Stephen Francis O'Neill (17)
Jonathon Owens (18)
William Roy Pemberton (23)
Carl William Rimmer (21)
David George Rimmer (38)
Graham John Roberts (24)
Steven Joseph Robinson (17)
Henry Charles Rogers (17)
Colin Andrew Hugh William Sefton (23)
Inger Shah (38)
Paula Ann Smith (26)
Adam Edward Spearritt (14)
Philip John Steele (15)
David Leonard Thomas (23)
Patrik John Thompson (35)
Peter Reuben Thompson (30)
Stuart Paul William Thompson (17)
Peter Francis Tootle (21)
Christopher James Traynor (26)
Martin Kevin Traynor (16)
Kevin Tyrrell (15)
Colin Wafer (19)
Ian David Whelan (19)
Martin Kenneth Wild (29)
Kevin Daniel Williams (15)
Graham John Wright (17)

Las fotos son de los homenajes de hoy

6 comentarios:

Gabriela Miranda dijo...

R.E.P A TODAS ESAS PERSONAS.

Saludos.

Devo dijo...

Una tragedia lamentable que esperemos nunca se vuelva a repetir. DEP para los 96 hinchas.

Saludos Jony

El Balón Europeo

Pacogor dijo...

Todavía estremece ver las imágenes. Estremece pensar que los fallos de seguridad, la falta de responsabilidad de algunos o el salvajismo de otros convierta un espectáculo que ha de ser lúdico, en material para la crónica negra de los informativos. Parece que en Inglaterra han aprendido. No tengo yo muy claro que ocurra lo mismo en otras latitudes...

Enric Adell dijo...

hola,
la verdad es que este tipo de cosas no deberían volver a pasar nunca más.
Una tragedia muy importante, que costará de olvidar.

Saludos des de Fútbol Mundial

Jony dijo...

@Gabriela Miranda, @ Devo

Amen

@Pacogor

Esta claro que en otras latitudes no se vive el fútbol como se vive en Gran Bretaña, ni existe la cultura social adecuada como para que no se repita esas cosas cada poco tiempo.

@Enric Adell

Jamas será olvidado

Sílvia dijo...

Hola Jony!

Descansen en paz.

Y que sus familiares puedan despedirse de ellos con un juicio adecuado.

Un abrazo.
Sílvia